top of page

2023 Tijuana Ministry Reflections

Andre Thurmann  2015

 


Hola, todos,

Mi nombre es Andre y déjame decirte que el viaje de inmersión a Tijuana fue una experiencia increíble. Aunque esta es la primera vez que voy, he estado involucrado con el ministerio durante bastante tiempo a través de varios lavados de autos y ventas de garaje. Mi mamá ha sido líder desde algunos de sus primeros años, y mi papá y mi hermana también han estado involucrados y han realizado múltiples viajes. Así que finalmente ir a mi primer año fue muy emocionante para mí. Me sorprendió mucho ver la diferencia económica entre nuestro estilo de vida y el de ellos. Sí, escuché las historias y tuve el sentido común de saber que no fueron tan afortunados, pero cuando lo ves de primera mano, es una perspectiva de madre completa. A lo largo de la semana pude hablar y conocer las historias de la gente a través de varios eventos como la visita a la casa de migrante, la clínica de sida y el programa para niños que organizamos. Y recuerdo a mi mamá diciendo: "¿Estás seguro de que quieres ir, porque estarás arruinado de por vida?". Y lo que ella quiso decir con eso fue que cuando ves las luchas diarias en las que no nos acomodamos, no puedes volver a la vida diaria que alguna vez tuviste y no pensar en lo que viste y oíste.

Por ejemplo, las desgarradoras historias de Alley. Es una niña de 15 años que vive en Tijuana pero estudia en San Diego. Cada día escolar, se despierta a las 4:30 am para poder tomar un autobús, hacer tratos con los vendedores ambulantes para poder llegar al frente de la fila y luego encontrar a un extraño, subir a su auto, para que pueda tomar ella al otro lado de la frontera. Todo esto, solo para llegar a la escuela.

Y luego está la historia de Govani, que tiene que cuidar a sus hermanos pequeños de tan solo 3 años. Nunca se le permite invitar a amigos o ir a su casa porque tiene que cuidar a los niños más pequeños. Así que cuando finalmente llegó a nuestro programa para niños, se llenó de alegría cuando vio que había un programa separado para niños y adolescentes. Para que finalmente pudiera disfrutar de algo de tiempo libre para sí mismo. Esto es algo que damos por sentado.

Pero, ¿cómo se relaciona todo esto con lo que escuchamos en las lecturas de hoy? 

Déjame contarte una pequeña historia. Como siempre hace el padre Saju.

Un día, un anciano camina hacia una playa y encuentra millones de estrellas de mar varadas allí después de una gran tormenta. También ve a un niño que los arroja, uno por uno, al agua. El anciano le pregunta al niño: “¿Por qué estás haciendo esto?  Hay tantos. Apenas vas a hacer una diferencia ". Pero el niño simplemente toma una estrella de mar más y la arroja al océano. Luego dice, "Para ese ... ..simplemente marcó la diferencia".

Bueno, la pobreza en Tijuana es como ver una playa llena de estrellas de mar varadas. Puede mirarlo todo y decir 'no hay forma de que podamos ayudar a todas esas personas'. Somos solo un pequeño grupo de personas de St Julie y otras parroquias. Podríamos perder la esperanza y ni siquiera intentar ayudar en absoluto. Porque la pobreza es un problema tan grande.

Pero el punto es que solo necesitamos hacer “algo” y luego Dios multiplica nuestros esfuerzos.  Solo tenemos que ser abiertos y generosos. Los discípulos le dijeron a Jesús que no había suficiente comida para todos.  Pero Jesús tomó la pequeña cantidad que le dieron, y ganó tanto que alimentó a 5,000 personas y aún sobró más comida.

Y así, a través del ministerio de Tijuana, hemos hecho un poco cada año. Y marca una gran diferencia. Construimos 5 casas este año. En total, construimos casas para 32 familias y una escuela para niños discapacitados y una iglesia. Y les dimos esperanza a niños como Alley y Yovani.  Y todo el apoyo que nos brindas, así como las donaciones, hacen que todo esto sea posible.

Gracias por darme la oportunidad de ir a Tijuana.  Como dice mi mamá, "ahora estoy arruinado de por vida".

Raúl Leanos  2015



Hablando de mi Corazon:  Filipenses 2, v2-4, El tema de server imitando a Jesus humilde que our Fe se Demuestra con las obras.
 
1 Pedro 4, v10,
  Que cada uno ponga al servicio al carisma que ha recibido, y de este modo serán buenos administradores de los diversos  dones de Dios.  Porque la fe sin obras está muerta.
Yo vi a Cristo en la cara de todos los que participamos en este ministerio de server para glorificar a Dios.
Después de querer participar durante los últimos once años en el Ministerio de Misión TJ; Tuve la suerte de participar este año por primera vez.
Dios es maravilloso por haberme permitido participar en su plan de servicio. Me siento bendecido y agradecido por la experiencia que me ha brindado.
 
Después de muchos años de querer participar e ir a TJ Mission, finalmente tuve la oportunidad este año del 11 al 18 de julio de 2015.
 
Mi encuentro con la gente se siente como una familia extendida después de haber conocido a lugareños como José, Francisco, Willy y David y sus familias durante nuestra cena para compartir el pan y tomar una cerveza bien merecida después de un arduo día de trabajo.
 
Mis otras bendiciones de haber conocido a más de 90 hermosas participantes en este ministerio dando su tiempo y talentos de muchas maneras.
 
Amén.
Raúl A Leanos

Margaret Bennett  2015



El domingo pasado, el padre Saju habló sobre cómo afilar el hacha para cortar un árbol y cómo a veces necesitamos encontrar formas de afilar nuestro hacha para salir al mundo y marcar la diferencia ... este viaje a Tijuana afiló mi hacha ...
 
Al principio lo que más me impactó fue la pobreza extrema.
Había visto las fotos.
 
Pero realmente no comprendí el alcance y la inmensidad de la pobreza hasta que tuve la oportunidad de permanecer en la comunidad ...
 
Piense en el peor vecindario que pueda imaginar en el este de San José. Luego imagina ese vecindario con viviendas de una habitación sin plomería, sin electricidad, sin techo o con un techo hecho de madera de desecho, o trozos de chatarra, o lonas andrajosas llenas de agujeros ... luego multiplica esa imagen por miles, y eso es lo que Vi en Tijuana.
Fueron millas y millas de lo que nuestros funcionarios gubernamentales condenarían como inadecuado o inhabitable, completamente inhumano….
Literalmente me dejó sin palabras ...
 
Pero lo único de nuestro programa del Ministerio de Tijuana es que no se trata solo de ir allí y darles una casa a algunas familias. Se trata de construir una comunidad. Este es un programa enfocado en el amor, la compasión y la construcción de relaciones.
Se trata de sumergirnos en la comunidad para conocer gente y escuchar sus historias.
 
Se trata de encontrar puntos en común y se trata de encontrar a Cristo en los demás.
Construimos casas cuando vamos allí, pero también construimos comunidad. Ayudamos a la gente de Tijuana a apoyarse unos a otros, construimos relaciones con la gente de Tijuana y construimos una comunidad entre los viajeros de California que van en el viaje misionero.
 
Como probablemente sepa, tuvimos voluntarios que construyeron 5 casas este año, pero también tuvimos otros 20 adolescentes y adultos más o menos organizando un campamento diurno gratuito para unos 200 niños, 100 adolescentes y 80 mamás de los vecindarios de Tijuana. Soy maestra de inglés en una escuela secundaria aquí en CA, así que pensé que podría usar mis habilidades de la mejor manera para ayudar a liderar el programa de adolescentes para jóvenes en Tijuana.
 
Para muchos de los adolescentes, estos días en el campamento fueron un bienvenido descanso después de cuidar a sus hermanos menores. Veíamos familias reunidas y adolescentes cuidando de sus hermanos y hermanas menores porque ambos padres trabajaban todo el día en las fábricas, lo que podría ganarle a la familia el equivalente a $ 60 por semana ... o tal vez los padres ganaban “reciclaje” de dinero que significaba salir de la casa a las 6 de la mañana y regresar tarde en la noche después de buscar durante horas en el vertedero metales y materiales reciclables para vender… Mientras los padres no están, los niños tienen la responsabilidad de cuidarse unos a otros. Nuestro pequeño campamento les proporcionó un lugar seguro y divertido para ir durante unas horas. Descubrí que con muchos de los adolescentes, no se conocían al comienzo de la semana y rápidamente se hicieron amigos mientras hablaban y compartían risas mientras trabajaban codo con codo haciendo proyectos. Los animo a que miren las fotos de nuestra semana en el ministerio de St. Julie en Tijuana en Facebook y en nuestro sitio web y pueden tener una idea de lo mucho que nos divertimos.
 
Un adolescente que realmente me llamó la atención fue Johvanny, que tenía 13 años. Venía todos los días con su hermano de 10 años y su hermana de 5 años. Él era bastante protector con ellos, pero también podíamos decir que estaba disfrutando de un pequeño descanso del cuidado de niños porque cuando vinieron al área de los adolescentes para tratar de hacer las manualidades con él, los enviaría de regreso al área de los niños. Pero Johvanny pasaba su tiempo solo haciendo regalos para sus hermanos. Cosió un bolso para su hermana, hizo una cometa para su hermano y creó los Ojos de Dios para toda su familia. Al día siguiente, cuando más niños querían cometas y ojos de Dios, les mostró a ellos ya los otros adolescentes cómo hacerlos. Eso para mí es construir comunidad y encontrarme con Cristo.
 
 
Sí, quiero volver a Tijuana el año que viene.
Y también quería hacer más aquí.
Este viaje a Tijuana afiló mi hacha ...
Los efectos de la pobreza pueden ser abrumadores ... las necesidades son tan grandes ...
Y puede hacernos
  que son más afortunados,  pregunta cómo podemos hacer una diferencia. Pero sé que nuestro ministerio este año marcó la diferencia en las 5 familias que construimos hogares para y para los cientos de niños, adolescentes y madres con los que trabajamos en nuestro campamento diurno. 
 
Y ha marcado una gran diferencia para cientos de otras familias durante los últimos 11 años.
Y ha marcado una diferencia para todos los que pudimos ir a esta misión.
 
En la segunda lectura de hoy, Pablo habla de cómo estamos llamados a tener paciencia y amor y a “esforzarnos por preservar el vínculo de la paz”. Pablo habla de cómo compartimos un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos ... realmente fue un privilegio ir en este viaje para presenciar cómo realmente somos uno en Cristo.
 
No todo el mundo puede viajar a Tijuana, pero sepa que sus donaciones y oraciones aquí
  están marcando la diferencia allí.
 
Gracias por apoyar el ministerio de Tijuana.
Gracias por marcar la diferencia, una persona a la vez ...

Kathy Cargnoni  2015
 

Cuando me pidieron que compartiera una reflexión sobre mi semana con el Ministerio de Tijuana con todos ustedes, tuve problemas para relacionar mis experiencias. Fácilmente podría pasar varias horas compartiendo contigo. Pero, como solo tenemos unos minutos aquí, mi enfoque principal está en la palabra "Encuentro".

En nuestra última reunión antes de que se fuera el equipo de Misiones de Tijuana, el Padre Jon Pedigo vino a hablar con nosotros.  P. Jon declaró la importancia de no solo ir a TJ para ayudar a las personas, sino también de la importancia de encontrar a Cristo en las personas que conocimos en TJ. Nos aconsejó conocerlos, convertirnos en comunidad con ellos y escuchar sus historias.

  Honestamente, como recién llegado a TJ Missions, entré en este viaje con inquietud y una buena dosis de ansiedad mezclada con entusiasmo y curiosidad.  Aunque mi esposo, que ha hecho este viaje cuatro veces durante los últimos siete años, ha compartido muchas fotos e historias conmigo, no sabía muy bien qué esperar.  Tenía miedo de que mis hijos o yo mismo nos enfermáramos por la comida o el agua, tenía preocupaciones de que mis hijos estuvieran expuestos a cosas que nunca habían imaginado o visto y no sabían cómo responder a sus preguntas e inquietudes.  Fui con la mente abierta, tratando de ser optimista y positivo por su bien, mientras me preparaba para los peores escenarios y oraba por fortaleza para los días venideros.  

Mientras conducía las nueve horas hasta TJ, el P. Las palabras de Jon “encuentro con Cristo” se grabaron en mi mente y estas palabras se convirtieron en mi mantra interno de la semana y mi objetivo no solo era encontrar a Cristo en las personas que encontraba, sino también que ellos encontraran a Cristo en mí.

Mientras cruzamos la frontera de California a Baja California, me sorprendió lo drástico que fue el cambio en el entorno circundante.  Pasamos de las verdes laderas y la costa a un paisaje austero, incoloro y lleno de basura en cuestión de minutos.  A medida que nos acercábamos a nuestro destino de La Morita, y más lejos de la frontera, me sorprendió profundamente la extensión de las laderas abarrotadas de chozas de una habitación, adoquinadas con piezas de tablas diversas, cubiertas con techos improvisados de lona. Mis primeros pensamientos fueron "gueto" y "zona de guerra".  Incluso los edificios más grandes y las tiendas no eran mucho mejores, en su mayoría sin terminar, con barras de refuerzo expuestas y balcones desmoronados.  Aparte de un mercado comunitario más grande y un moderno centro comercial con un teatro y  un Wal Mart, incluso el  Los edificios más grandes que vimos se encontraban en grave estado de desintegración y deterioro.  Mi corazón dio un vuelco mientras nos acercábamos a la parroquia de San Enrique, nuestro hogar durante la semana.  Mi esposo había descrito las circunstancias que había visto en Tijuana, pero hasta que uno no ha visto de primera mano este tipo de pobreza, es realmente difícil de internalizar.  Sentí que era tan consciente como la mayoría de la gente de cómo es la pobreza, pero lo que estaba viendo desafiaba toda descripción y era casi de otro mundo.  Sentí que lo que estaba pasando en mi cabeza lo estaban compartiendo los dos adolescentes en la parte trasera de mi auto, mientras mi hija y su amiga se quedaron completamente en silencio mientras seguíamos nuestra caravana de autos hasta el recinto de la parroquia.

Mirando a su alrededor, era difícil imaginarse a Cristo en este entorno. Poco sabía yo que Él estaba en cada rincón de este duro ambiente. Mis encuentros con Cristo fueron muchos a lo largo de la semana en Tijuana, comenzando con la misa del domingo, donde fuimos recibidos y abrazados por los residentes locales. A lo largo de la semana tuve el placer de trabajar en el programa infantil, viendo como los niños de La Morita eran tan felices o quizás más felices que los niños que tienen todo lo que quieren. Como los niños en cualquier lugar, estos niños eran curiosos, ansiosos por jugar, amaban la afirmación y la atención personal. Muchos niños me mostraban lo que habían creado e intentaban conversar conmigo con entusiasmo, sin preocuparse por mi español limitado, los niños me sonreían y salían corriendo a la siguiente actividad.  Cada momento al ver el gozo en su trabajo y la luz del aprecio en sus ojos fue un encuentro de Cristo en estos niños.

Los días siguientes, mientras trabajaba como voluntaria en el hogar, tuve la suerte de tener la oportunidad de trabajar con el grupo de madres.  Es aquí donde me sentí más útil y donde desde entonces he conectado al P. Las palabras de Saju de la homilía de la semana pasada a mis experiencias.

El domingo pasado, en su homilía, el padre Saju nos habló de la importancia de encontrar algo en común con los demás, algo similar que compartamos, en lugar de centrarnos en nuestras diferencias. Al mirar hacia atrás en la semana, descubrí que podía relacionarme y sentir empatía con las mujeres con las que pasaba tiempo.   Como ellos, soy mamá y, como ellos, quiero darles a mis hijos lo mejor que tengo y asegurarme de que estén sanos, serviciales y respetuosos. Quiero compartir sus alegrías, ayudarlos a lidiar con sus decepciones y criarlos para que sean buenas personas. Puedo identificarme con el sentimiento de lo sagrado de las familias con las que somos bendecidos.  Soy uno con ellos en sus esperanzas de todo lo que es bueno y deseable para sus familias.  Por otro lado, sin embargo, no puedo relacionarme con sus luchas, de las cuales hay muchas.  No puedo imaginarme tener que caminar por colinas polvorientas y caminos de tierra para obtener agua fresca todos los días y usarla para limpiar y lavar ropa y platos.  No tengo que cuidar a varios niños en una casa de una habitación calurosa y mal ventilada con pisos de tierra.  No tengo que trabajar en el basurero todo el día y luego tomar dos autobuses en un viaje de dos horas a casa para cuidar de mi familia.  No tengo que elegir entre comida, refugio, ropa, educación y atención médica.  Admiro a estas mujeres y la fuerza, determinación y orgullo que poseen frente a los múltiples desafíos de su día a día.  Me encantó estas mujeres y su hambre de diversión y diversión.  Vinieron en pequeños grupos al programa el primer día, pero al final de la semana su número se cuadruplicó.  Se sumergieron al 100%  en cada discusión, oración, canción, lección y artesanía, desde hacer candelabros para sus hogares, hasta coser carteras y bolsos y hacer joyas para llevar a casa.  Muchas de las mujeres llegaban por la mañana como extrañas entre sí y pronto estarían hablando, riendo y construyendo una comunidad entre ellas.  Me sorprendió la cantidad de madres muy jóvenes que se presentaban cada día.  Algunas de estas niñas no tenían mucho más de 16 años y tendrían un hijo con ellas.  Las madres se presentaban con sus bebés pequeños, sin portabebés, cochecitos ni ayuda, y trataban de participar en manualidades con un bebé quisquilloso en un brazo.  Estas madres aceptarían con gratitud la ayuda cuando se les ofreciera, confiando lo suficiente en nosotros para entregar a sus bebés para que los mecieran para dormir o los alimentaran mientras participaban en los proyectos y discusiones con las manos libres.

Me encontré deseando saber más español y poder conversar con estas mujeres.  Me hubiera encantado saber más sobre sus vidas a través de sus historias.  Trabajar con estas mujeres me hizo darme cuenta de nuevo, cuánto damos por sentado en nuestras vidas ... Al finalizar la decoración de un candelabro votivo, una madre mostró con orgullo su proyecto terminado y dijo que finalmente tendría algo de luz en su casa. por la noche.

Aunque apenas pude conversar con las mujeres, al final, una vez más, solo hizo falta una sonrisa y un abrazo y unas palabras de aliento para que estas mujeres recibieran una sonrisa de agradecimiento y un abrazo a cambio.  Me encontré deseando ver a estas mismas mujeres en los días siguientes.  Cada sonrisa, cada aceptación de una oferta de ayuda y cada dulce bebé para una de las mamás fueron encuentros con Cristo.  

El resto de la semana, estos encuentros se produjeron en una sucesión continua:

La energía, el entusiasmo y la entrega desinteresada de los adolescentes que vinieron a trabajar con los niños y jóvenes de TJ, y su innegable amor por los niños fueron hermosos testigos del amor de Cristo obrando dentro de ellos.   

Trabajar junto a veteranos de los programas de Ministerios de Tijuana y ser testigo de su entusiasmo por sus años de participación en el ministerio, así como escuchar las historias de éxito y gratitud de los destinatarios pasados y presentes de hogares, propiciaron muchos más encuentros con Cristo a lo largo de la historia. semana.

El domingo por la tarde, hicimos una visita a la Casa del Migrante, un refugio para migrantes que conecta a las personas liberadas de la detención migratoria con recursos y les ayuda a recuperarse. La luz de Cristo se encontró en el director de esta organización, el Padre Pat Murphy, así como en los jóvenes que actualmente viven y / o trabajan en la Casa y compartieron sus historias.

Otro día, visitamos una clínica local de VIH / SIDA que brinda atención las 24 horas y dirección espiritual a adultos y niños con VIH / SIDA y sus familias.  El nivel de amor y cuidado que se vio aquí mientras atravesábamos la sala de cuidados intensivos fue innegable.  Cristo estuvo profundamente presente en los voluntarios de esta instalación.

Finalmente, tuvimos el honor de asistir a la bendición de dos de las cinco casas construidas.  Las palabras no pueden expresar el orgullo, la alegría y la gratitud que vi en los rostros de las familias que recibieron las llaves de sus nuevos hogares. Fue un honor poder estar presente en estas bendiciones de la casa y ver cuál fue quizás uno de los momentos más felices de la vida de esta familia. Mucha gente tiene la impresión de que los tijuanenses son dignos de lástima y que grupos como el nuestro entran para intentar “salvarlos”.  Pero en verdad, estas personas, con lo poco que tienen, son personas que tienen alegría por la vida, inteligencia y ganas de buscar una vida mejor para ellos y sus hijos.  Son personas cálidas y acogedoras, orgullosas y dignas, fuertes en su fe, cultura y valores familiares.  Entramos no para salvarlos, sino para compartir con ellos, construir relaciones con ellos y aprender de ellos.  Como dijo el padre Jon, vamos a encontrarnos con Cristo en ellos. Y la creencia que he sostenido durante mucho tiempo, que aquellos que lo han hecho, no son necesariamente más felices que los que no lo han hecho, se reafirmó en mi mente.  De hecho, parece que, después de pasar una semana con la gente hermosa y cálida de TJ, en realidad son más felices que la mayoría de las personas con las que entramos en contacto en mi día a día en Silicon Valley.

Tan cansado como estaba al final de cada día, me resultaba difícil dormir la mayoría de las noches en TJ, e incluso ahora, una semana después, cierro los ojos y mi cabeza se llena de visiones de los escombros y la basura esparcidos por las laderas y calles, las corrientes de humo esparcidas aquí y allá por la quema de basura, los perros demacrados y las chozas destartaladas apiñadas juntas.  Todavía puedo escuchar los sonidos de la noche: música fuerte, perros ladrando, bebés llorando y conversaciones fuertes de personas que disfrutan apasionadamente de la vida tal como la conocen.  Todavía puedo oler los olores penetrantes y ardientes de las fosas nasales de la basura que se quema y las aguas residuales que se hornean bajo el sol ardiente y las comidas que se preparan en casas diminutas y estrechas.  Sin embargo, también escucho la risa de los niños y adolescentes que corren y juegan, y las risitas y la conversación alegre de las madres que comparten historias y pasan tiempo construyendo una comunidad.

Los días pasaron volando y me fui con la sensación de que somos solo una pequeña gota en un vasto océano cuando se trata de lo que se puede hacer por la gente amable de Tijuana.  Encuentro que tengo tantas preguntas que responder y tantas emociones que resolver.  Me fui deseando poder hacer tanto por estas personas, pero sigo recordando las palabras de la Madre Teresa:

Nosotros mismos sentimos que lo que estamos haciendo es solo una gota en el océano. Pero el océano sería menos por esa gota que falta ”.

Sin duda, sé que he encontrado a Cristo en la gente de TJ, y solo puedo esperar que hayan encontrado a Cristo en mí.  

Ya estoy pensando en mi próximo viaje a La Morita, e invito a cualquiera que esté remotamente pensando en ser parte de este ministerio a hacer el viaje alguna vez.  No te arrepentirás y tu participación, por grande o pequeña que sea, es significativa. En nombre de todos los que viajamos este año, gracias por sus oraciones y apoyo.  Todo importa

2023 Monica
2023 Andre
2023 Lorin
2023 Joanna
2022 Alicia
2016 Monica
bottom of page